Comentar

Turismo sostenible en Áreas Naturales Protegidas genera S/ 800 millones anuales

Chimbote en Línea.  – En medio de la vasta diversidad natural que caracteriza a Perú, las Áreas Naturales Protegidas (ANP) emergen como pilares fundamentales no solo para la conservación del medio ambiente, sino también para el crecimiento económico del país. Según las palabras del exministro de Ambiente, Gabriel Quijandria, el turismo sostenible en estas áreas genera alrededor de 800 millones de soles anuales, por lo que destaca su relevancia en la contribución al Producto Bruto Interno (PBI) nacional.

Gestionadas por el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Sernanp), estas ANP no solo ofrecen un refugio invaluable para la biodiversidad del país, sino que también proveen servicios cruciales para diversas actividades económicas. Desde la provisión de agua para consumo humano y agrícola hasta la generación de energía eléctrica, estas áreas desempeñan un papel vital en el sustento de la economía nacional.

Uno de los aspectos más destacados de las ANP es su capacidad para generar empleo directo e indirecto. Con aproximadamente 800 hombres y mujeres dedicados como guardaparques, contratados por el Sernanp, estas áreas proporcionan oportunidades laborales significativas para las comunidades locales. Además, la valoración de estas áreas como destinos turísticos de naturaleza en buen estado de conservación está en constante aumento, promoviendo así un flujo constante de visitantes y contribuyendo al desarrollo de las economías locales circundantes.

No obstante, a pesar de su indudable importancia, el personal dedicado a la protección de estas áreas enfrenta desafíos significativos. Con extensas jornadas de trabajo y responsabilidades que abarcan desde la vigilancia y protección de la fauna y flora hasta la atención a visitantes, los guardaparques merecen un reconocimiento y apoyo adecuados por parte del Estado.

Recientemente, este grupo de personas ha hecho un llamado al Ejecutivo para que reconsidere su postura y apruebe la Ley del Cuerpo de Guardaparques del Perú. Esta medida no solo fortalecería la protección de las 76 diferentes áreas naturales protegidas que hay en Perú, sino que también garantizaría mejores condiciones laborales para aquellos que trabajan incansablemente para preservar el patrimonio natural del país.

Según Ignacio Sánchez Elizalde, secretario general del sindicato único de trabajadores del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Sernanp), la observación de la Ley por parte del Ejecutivo significa un retroceso en el reconocimiento de los derechos laborales de los guardaparques. Advierte que esta decisión gubernamental perpetúa condiciones de trabajo extenuantes, bajos salarios y la ausencia de beneficios laborales.

A finales del año pasado, el Congreso de la República aprobó por unanimidad la Ley 5755, que crea la Ley del Cuerpo de Guardaparques del Perú. Dicha ley contó con el apoyo del Sernanp, organismo adscrito al Ministerio del Ambiente (Minam), que reconoce el trabajo de las y los guardaparques.

La citada norma legal crea el régimen laboral del Cuerpo de Guardaparques del Perú, con lo que se busca profesionalizar la labor que cumplen como actores estratégicos en la protección de la diversidad biológica y cultural del país, considerando las cualidades distintivas del personal guardaparque, a fin de proteger sus derechos y regular los aspectos referidos a sus funciones

Esta norma incluye además aspectos remunerativos relacionados a la compensación de tiempo de servicios, la asignación por servicio en zona de frontera o zonas de difícil acceso o alto riesgo, entre otros; así como aspectos laborales relacionados a la regulación de jornadas atípicas, acumulativas e intermitentes, comunes en el desempeño de los guardaparques.

Ignacio Sánchez Elizalde, secretario general del sindicato único de trabajadores del Sernanp, recordó que los guardaparques son defensores ambientales dedicados a la conservación de nuestro patrimonio natural que, como parte, de sus labores también deben enfrentarse con bandas criminales dedicadas a actividades como la tala, minería ilegal y el narcotráfico.

“Cuando el Congreso aprobó la mencionada ley, ésta fue festejada por el jefe de Sernanp y la ministra del Ambiente, incluso fue calificada como un hito histórico para empezar a regular jornadas laborales atípicas, acumulativas e intermitentes, comunes en el desempeño de los guardaparques”, comentó Sánchez Elizalde.

El dirigente afirmó que los trabajadores enviaron un oficio al jefe del Sernanp solicitando una audiencia para tratar la posición en contra de la ley por parte del Ejecutivo. (Fuente: Andina)